Usted está aquí: Inicio Entrevistas Entrevista a JOAN FONTCUBERTA (Cursos de Verano de Cádiz)

FOTOGRAFÍA ESPAÑOLA: RAZONES Y ABERRACIONES.

Fontcuberta

PROF. JOAN FONTCUBERTA. FOTÓGRAFO Y PROFESOR DE LA FACULTAD DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL DE LA UNIVERSIDAD POMPEU FABRA.

Participante en el Seminario Panorama general de la creación fotográfica española actual: una primera aproximación.

17/07/08.

 
1. Su conferencia tiene por título Fotografía española: razones y aberraciones ¿Cuál es la idea central que ha pretendido plasmarnos en ella?
 
Cuando analizamos el pasado de la fotografía española o de cualquier otra sección donde esté la fotografía, nos damos cuenta que estamos aplicando unas metodologías o criterios que no sirven para un determinado relato explicativo, ya que en el fondo son cuestionables y hay que revisarlos de vez en cuando. Yo pertenezco a una generación que hizo de la historia no tanto un ámbito de conocimiento, sino un contexto que permitiese la propia creación, es decir, la historia como material de trabajo. En base a este planteamiento es evidente que el acercamiento o el punto de vista puede entrar en conflicto con el punto de vista del historiador profesional, del historiador académico.
Por tanto el aval de que a la hora de plantear el conocimiento del pasado hemos de tener siempre presente que el enfoque nos va a conducir a una cierta construcción y por lo tanto, a veces, a una invención de lo que nos puede convenir como esa materia prima de la creación.
 
 
2. En relación a los Cursos de Verano de la UCA, cursos de verano en general desde el ámbito universitario ¿qué le parece la posibilidad de contar con un marco de formación complementario durante el período vacacional abierto a todos.
 
Hace años participé cerca de Los Ángeles, en Estados Unidos, en unos cursos. En ellos se sentaban todos los profesores y todos los alumnos con las piernas dentro de la piscina, y hablaban de política y de teorías. (Risas).
Pienso que cuando se hacen Cursos de Verano tienen que complementarse con una cierta distensión, no deben ser cursos sesudos y muy densos, sino que tiene que darse una dimensión más lúdica y desenfadada sin olvidar el rigor académico y la profundidad en los contenidos.
A mí  los Cursos de Verano siempre me hacen pensar en la experiencia estadounidense.
 
 
3. ¿Cuál sería su curso de verano ideal?
 
En cuanto a la temática, todo es susceptible de ser analizado y desarrollado en un curso de verano. Lo que debe modificarse son las formas o parámetros, buscar una cierta atmósfera particular que haga más agradable y distendido el ambiente.
 
 
Recuperando su campo de trabajo e intervención, de acuerdo igualmente a su extensa trayectoria
4. ¿Es la fotografía una forma de arte, de expresión, emoción y vida?
 
La fotografía es un lenguaje y por tanto es susceptible de ser aplicada a todos los dominios de la vida; puede ser un instrumento de comunicación, de expresión, de registro; un instrumento de seducción o de venta. Usos similares a los que hacemos con el texto.
Concretamente, respondiendo a la pregunta, hoy habría mucha gente que diría que esa pregunta está mal planteada. Lo que habría que preguntar es si el arte es una forma de fotografía, no si la fotografía es un arte. La fotografía está en todas partes, está acaparando todos los espacios del arte, las ferias, las galerías, los museos…Da la sensación que la fotografía está engullendo al mundo del arte.
 
-¿Por qué la imagen fotográfica, el recurso audiovisual en general, tiene ese impacto y fuerza en tantas esferas o ámbitos?
 
Históricamente la fotografía basa su impacto en que comunica al espectador la sensación de verdad. Nos da la impresión que lo que ha sido fotografiado es algo que ha ocurrido delante de la cámara, y esta sensación de autenticidad, de verosimilitud es algo que captura la conciencia del espectador de una forma muy fuerte.
 
 
5 ¿Qué ha supuesto la digitalización en la fotografía?
 
Una verdadera revolución tecnológica que implica muchos cambios tanto en lo que es el sustrato estético de la imagen, como en sus actuales y futuros usos sociológicos. Digamos que los espacios discursivos de la fotografía están cambiando debido a un cambio de paradigma etimológico. Hay muchos ejemplos de ello entre otros, la pérdida de verdad, (y por lo tanto el hecho de que se produzca un cierto descrédito del fotoperiodismo y la fotografía documental) hasta cuestiones mucho más íntimas del acto fotográfico, como por ejemplo la pérdida del azar.
La fotografía históricamente ha estado muy ligada en la estética, al arte, el surrealismo y a su reivindicación de los accidentes de los azares. En cambio en estos momentos lo digital mata el azar, y por lo tanto, elimina una de las dimensiones de la creatividad.
En lo sociológico, por ejemplo, nos damos cuenta como están cambiando ciertos hábitos de uso de la fotografía. En investigaciones realizadas en Inglaterra y Estados Unidos, hace tan sólo un par de años, se daba cuenta de como hasta hace poco la mayor parte de las fotografías, se tomaban en ambientes familiares o viajes, vacaciones… Eran imágenes dedicadas a preservar unas memorias en los álbumes familiares. Era la memoria que debía ser guardada. En cambio ahora está bajando la edad media de quiénes utilizan la cámara fotográfica, cada vez más jóvenes, y ya no son imágenes destinada a durar, sino imágenes como experiencias vitales. Uno se hace una foto, la envía y es una manera de saludar, de decir, estoy aquí; una manera de entrar en contacto y comunicarse. Por lo tanto se hacen muchas más fotografías, pero ya no con un propósito de constituir una memoria.
De una fotografía entendida como registro, se está pasando a una fotografía entendida como experiencia.
 
 
-¿Qué diferencias hay entre la fotografía de ayer y de hoy?
 
Bueno es que cuando decimos la fotografía de ayer, ¿nos referimos a la fotografía del daguerrotipo en 1832, la fotografía de la Leica de 1920 o la fotografía de…a qué ayer nos remitimos? Hay toda una serie de dinámicas de cambio en marcha. Por ejemplo, ayer la cámara significaba un elemento ortopédico para nosotros, la cámara se pegaba al rostro y venía a ser como algo que intensificaba nuestra visión.; por un lado mejoraba nuestra memoria y por otro nuestra capacidad de percepción.
En cambio hoy, si nos fijamos, ya no miramos con la cámara pegada al ojo, sino con la cámara a cierta distancia. El gesto se modifica, pero lo importante es que hay una distancia entre la cámara y el ojo, entre la realidad y el sujeto que fotografía: una pantalla. Por lo tanto hay un elemento que nos separa de la realidad. La imagen ya no es directa, ya no la miramos a través de un visor directo, desde el ojo directamente, sino que hay una mediatización tecnológica que es la pantalla.
Esa podría ser también una metáfora del postmodernismo; hoy nuestro conocimiento y contacto con la realidad tangible ya no es tan directo, sino que está filtrada por dispositivos tecnológicos , en este caso el de las pantallas electrónicas, las cámaras o los teléfonos celulares
 
 
6. ¿Qué le parece la línea de exposiciones seguida desde la Universidad, (Sala de Exposiciones Kursala)?
 
Todas las que he visto y los catálogos que he recibido me parecen apostar por un tipo de creación joven, lo cual es de agradecer; la apuesta no por nombres consagrados sino por artistas más emergentes. Pienso que esa es una opción muy adecuada en un ámbito universitario, que debe ser, justamente, un ámbito de riesgo, un ámbito de investigación y un ámbito de creatividad.
 
 
 
Entrevista realizada por: Inma Raquel Benítez Conejero.
Acciones de documento
Favoritos / Compartir